Agua salada



Agua potable a mares


En 1962, John F. Kennedy afirmaba que “si pudiéramos producir agua potable a bajo coste a partir del agua de mar, sería un auténtico servicio a la humanidad, que eclipsaría cualquier otro logro científico”. Hoy su sueño se ha convertido en realidad.


Atrpando la SAL


El proceso de retirar las sales disueltas del agua del mar recibe el nombre de desalinización. Aunque se han probado diversos métodos a lo largo de la historia (evaporación, electrodiálisis,…) actualmente la tecnología mayoritaria es la ósmosis inversa, que separa las sales haciendo pasar el líquido a través de membranas semipermeables inmersas en enormes tubos de alta presión.


En primera línea de costa


La desalación sólo es rentable a menos de 150 kilómetros del litoral y en una cota inferior a 200 metros.


La polémica de la salmuera


Si bien la desalinización es una solución esperanzadora ante la creciente demanda de agua potable, no está exenta de polémica. Fundamentalmente porque en el proceso de extracción de la sal del agua se producen residuos salinos que, una vez vertidos al mar, pueden perjudicar a la fauna y flora marina (como las praderas de posidonia del Mediterráneo). Actualmente ese problema parece resuelto gracias a la aplicación de medidas de dilución y distancia.

Dos millones de metros cúbicos diarios


En la actualidad España es la cuarta potencia en utilización de la desalinización, después de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes y EE.UU. En sus más de 900 plantas desaladoras se producen diariamente dos millones de metros cúbicos de agua al día.

A la cabeza tecnológica


La planta desalinizadora de Tampa, en Florida (EE.UU.), produce 108.000 metros cúbicos al día. Por su trabajo en la construcción de esta y otras desaladoras, a principios de 2008 la empresa española Acciona fue distinguida por la revista británica Global Water Intelligence (GWI) como la mejor compañía de desalación de agua del mundo. Las futuras desaladoras de Londres (Reino Unido) y Adelaida (Australia) también tendrán manufactura española.


Nanomembranas para reducir costes

El investigador Henry Samueli, de la Universidad de California, está utilizando la nanotecnología para desarrollar innovadoras membranas de ósmosis inversa. Las nuevas membranas utilizan una matriz de polímeros construidos a escala molecular para repeler todos los contaminantes, dejando pasar exclusivamente el agua. La tecnología, asegura, podría reducir el coste de un litro de agua desalada en un 25%.

Sorprendente descubrimiento: El agua salada podría reemplazar al petroleo


Un científico estadounidense dio con una forma de quemar agua salada bombardeandola con ondas de radio en Pennsylvania, USA. El inventor hizo su descubrimiento mientras buscaba una cura para el cáncer.

 

Propietario de una estación de radio e ingeniero de radiodifusión retirado, John Kanzius, de Erie, Pennsylvania, USA, parece haber descubierto una forma de extraer energía del agua salada mediante el bombardeo de ondas de radio.

Aparentemente, Kanzius estaba buscando una forma de curar el cancer mediante ondas de radio implantadas en los enfermos cuando en uno de sus experimentos descubrió que el agua salada lanzaba llamas al estar sometida a ciertas frecuencias. Las llamas levantan temperatura de hasta 3.000º centígrados, por lo que Kanzius asegura que se podrían construir turbinas eléctricas que terminen con la dependencia del petróleo de una vez por todas.

El ingeniero trabaja ahora con un equipo de colegas tratando de optimizar su invento y asegura que esta tecnología podría reemplazar la propulsión de todos los automóviles.

El inventor del sistema asegura que está dispuesto a vender su descubrimiento a empresas de energía para poder destinar todo el dinero a la investigación de la cura contra el cáncer.
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario