Reducción a temperatura programada

TPR- H2

En la técnica de TPR- H2 el catalizador es sometido a un aumento de la temperatura, mientras que una mezcla de gas reductor fluye por ella (por lo general, hidrógeno diluido en un gas inerte como el argón). El porcentaje de reducción se obtiene a partir de la medición continua  y mediante el seguimiento del cambio en la composición de la mezcla de gas después de pasar por el reactor. 

Esta técnica presenta alta sensibilidad, no depende de las propiedades físicas del material sino de las especies que experimentan cambios en su estado de oxidación, es decir, de la reducibilidad de las especies a medida que aumenta linealmente la temperatura. La técnica de TPR, permite esclarecer ciertos fenómenos importantes, tales como:

1.- La interacción del metal-soporte.
2.- El efecto del pre-tratamiento sobre la reducibilidad de catalizadores.
3.- El efecto de aditivos metálicos como promotores de la reducibilidad.

Una consideración termodinámica es que la reducción es un proceso indispensable en la preparación de catalizadores metálicos, por lo que, este es un paso crítico si no se realiza con conocimiento del caso, debido a que el catalizador pudiera no alcanzar su estado óptimo de reducibilidad o sinterizar durante el proceso.

La reducción a temperatura programada, nos permite estudiar fases reducibles 
cuya concentración puede estar por debajo del límite de detección de difracción de rayos X 
(DRX). Esta técnica se basa en el hecho de que los procesos de reducción de una especie, 
en atmósfera reductora, dependen de su estado de oxidación, del tamaño de la partícula y 
de su naturaleza química, es decir, del compuesto que éste está formando. La reducción 
de las especies presente en el sólido se favorece con la temperatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario