Química y Nanotecnología


La nanociencia y la nanotecnología son disciplinas que se han consolidado en los últimos treinta años, aunque ya en el año 1959 el Premio Nobel de física Richard Feynman, en su famosa y profética conferencia “En el fondo hay mucho sitio” anticipó muchos de los conceptos e instrumentos que se manejan actualmente en dichas disciplinas. La primera se puede definir como el conjunto de conocimientos y técnicas que permiten observar, caracterizar, entender y predecir las propiedades de objetos y estructuras de tamaño nanométrico. Por cierto, un nanómetro (1 nm) es la mil millonésima parte de un metro, una longitud realmente muy pequeña en la que tan solo podríamos alinear un pocos átomos.

La nanotecnología va un poco más allá de la nanociencia y se afana por buscar aplicación a los sorprendentes fenómenos que tienen lugar en la nanoescala. Habitualmente denominamos nanoescala o nanomundo al intervalo de longitudes comprendido aproximadamente entre 1 y 100 nm. Por cierto, los objetos y estructuras propios de la nanoescala se denominan nanoobjetos y nanoestructuras, respectivamente.
Los fenómenos que ocurren en la nanoescala tienen su origen, por un lado, en el importante papel que juegan las superficies en los nanoobjetos. Es fácil entender que cuanto más pequeña es una estructura la fracción de átomos ubicados en sus superficies exteriores es mucho mayor.
 
Pedro A. Serena (Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, CSIC)



No hay comentarios:

Publicar un comentario