Dos nuevas moléculas interestelares


Por Elio Almarza
 
    El radiotelescopio Robert C. Byrd Green Bank Telescope ha permitido descubrir dos nuevas moléculas en una nube interestelar cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El hallazgo ayudará a los científicos a entender mejor los procesos complejos por los que las moléculas grandes se forman en el espacio.

    Las moléculas detectadas son el propenal (de 8 átomos), y el propanal (de 10 átomos). Fueron detectadas en una gran nube de gas y polvo situada a 26.000 años-luz de distancia, en un área conocida como Sagitario B2. Este tipo de nubes son la materia prima a partir de la cual se crean nuevas estrellas.

    Son nubes interestelares muy poco densas, pero en ellas se producen complicadas reacciones químicas que se desarrollan a lo largo de cientos de miles o millones de años. Con el paso del tiempo, explica Jan M. Hollis, del Goddard Space Flight Center, se crean moléculas cada vez más complejas. Sin embargo, no existe una teoría aceptada que examine cómo pueden crearse moléculas de más de 5 átomos.

    Hasta ahora, se han descubierto más de 130 moléculas distintas en las nubes interestelares. La mayoría contiene un número escaso de átomos, y sólo unas pocas tienen 8 o más. Cada vez que una nueva molécula es descubierta, nos ayuda a definir la química implicada y la naturaleza de los granos de polvo interestelares, que son, según se cree, los puntos de formación de las moléculas más complejas.

    En el experimento realizado con el GBT, se observaron tres moléculas de aldehídos, que parecen estar relacionadas con reacciones simples de adición de hidrógeno, las cuales probablemente ocurren en la superficie de los granos interestelares. Un aldehído es una molécula que contiene un grupo aldehído (CHO), es decir, un átomo de carbono enlazado de forma simple con un átomo de hidrógeno, y enlazado doblemente con un átomo de oxígeno. El último enlace en ese mismo átomo de carbono lo une al resto de la molécula.

    A partir de la molécula ya descubierta llamada propinal (HC2CHO), se crea el propenal (CH2CHCHO) gracias a la adición de dos átomos de hidrógeno. Por el mismo proceso, a partir del propenal se forma el propanal (CH3CH2CHO).

    Después de que estas moléculas hayan sido formadas en los granos de polvo interestelar, pueden ser eyectadas como gas difuso. Si se acumulan suficientes moléculas en el citado gas, pueden ser detectadas con un radiotelescopio. Al rotar sobre sí mismas, estas moléculas emiten ondas de radio  a frecuencias muy precisas que permiten su identificación.

    Las moléculas complejas en el espacio son interesantes por muchos motivos. Entre ellos, su posible conexión con la formación de moléculas biológicamente significativas en la Tierra primitiva. Dichas moléculas podrían haberse formado en nuestro planeta, o en nubes interestelares para después ser transportadas hasta su superficie. Los cometas se forman en las nubes que darán lugar a los sistemas estelares, y después bombardean durante millones de años a los planetas. Por tanto, los cometas pueden llevar hasta ellos las moléculas orgánicas necesarias para que se inicie la vida.

    Las del grupo aldehído son particularmente interesantes porque algunas moléculas útiles para la vida, como la familia de los azúcares, son aldehídos.

Información adicional en:
http://www.amazings.com/ciencia/noticias/200804a.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario