Contaminación por pilas usadas

DEFINICION
Las pilas y baterías son dispositivos portátiles para producir energía eléctrica a partir de una reacción química. Ellos son algunos de los residuos más contaminantes que generamos, requieren un tratamiento especial y una disposición final cuidadosa ya que son considerados residuos peligrosos.

En su interior hay distintos metales pesados de acuerdo al tipo de pila, ácidos, etc. ellos son muy tóxicos para el ser humano y el ambiente, durante su uso no plantean riesgos dado que la cápsula aísla eficazmente su interior del medio, pero con el tiempo y la humedad  cápsula sufre un proceso de corrosión hasta que se rompe liberando las sustancias químicas que la conforman.

Cada tipo de pilas tiene al menos dos metales presentes en dos formas químicas diferentes, como metales puros y como óxidos. Por lo tanto, aunque no todas las pilas son iguales ni tienen la misma peligrosidad, toda pila que tiene alta concentración de metales tiene que ser considerada como elemento de cuidado.

Tipos de pilas

        Pilas alcalinas, se usan en radios, fllashes, juguetes, teléfonos, controles remotos relojes.  Las de óxido de mercurio son las más tóxicas, tienen un 30% de mercurio aproximadamente, y las de  óxido de plata tienen un 1% de mercurio.
        Pilas secas de Zinc/ Cadmio: son las menos contaminantes, sirven para aparatos sencillos y de poco consumo.
        Pilas de Litio: se utilizan en filmadoras. Audífonos. Producen tres veces más energía que las pilas alcalinas.
        Pilas  Botón: se utilizan en equipamiento médico o de emergencia, relojes de pulsera y calculadoras, por lo general son de mercurio.
        Pilas recargables de Niquel y Cadmio: se usan en computadoras, celulares, filmadoras, productos inalámbricos. No tienen mercurio, pero tienen Cadmio que es también un metal peligroso, pueden recargase hasta 1000 veces.
        Baterías o acumuladores con contenido de Plomo y acido sulfúrico. Se utilizan en automóviles.


Proceso de descomposición de una pila
El proceso de descomposición de una pila inicia con la corrosión de la cápsula, a pesar de que esta es de acero, una vez se humedece y tiene contacto con el agua se oxida.  Posteriormente se derrama el contenido de la pila que por lo general contiene metales pesados altamente contaminantes y tóxicos.  Una vez se derraman estos residuos tóxicos se filtran en los rellenos sanitarios y contaminan el suelo, subsuelo y con el tiempo este fluido llega a las aguas subterráneas, desde donde contamina plantas, animales, agua potable y alimentos, llevando la contaminación a los seres humanos.
Si las pilas se incineran, las emanaciones resultantes darán lugar a elementos tóxicos volátiles, contaminando el aire.

Contaminación por pilas usadas

        Pila comun: contamina 3000 lt. De agua.

        Oxido de plata: 14,000 lt. De agua.

        Alcalina: 167,000 lt. De agua.

        Mercurio: 600,000 lt. De agua.

        Zinc: 12.000 Lt. De agua.

Efectos en la salud
La exposición a estos químicos que contienen las pilas puede provocar Cáncer.  Estudios médicos han demostrado que el consumo constante de alimentos contaminados con mercurio puede provocar cambios de personalidad, pérdida de visión, memoria, sordera o problemas en los riñones y pulmones; en mujeres embarazadas, el mercurio puede acumularse en la placenta y provocar daño en el cerebro y en los tejidos de los neonatos, quienes son especialmente sensibles a esta sustancia.  Por otra parte, respirar cadmio produce lesiones en los pulmones y cuando se ingiere generalmente se acumula en los riñones.

Tenga en cuenta la siguiente información, pues se trata de diversos componentes con los cuales se fabrican las baterías.

El mercurio es un posible cancerígeno y es bioacumulable (no se puede eliminar del cuerpo). Una alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y al feto, y muy probablemente provocar retraso mental, afectación en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones.
El mercurio que se emite en los basureros contamina el agua y la tierra, con lo que puede llegar a la comida pues se acumula en los tejidos de los peces.
El plomo puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo. Como no se degrada, cuando se libera al aire puede ser transportado largas distancias antes de sedimentar. Se adhiere a partículas en el suelo y puede pasar a aguas subterráneas.
El litio es un neurotóxico y es tóxico para el riñón. La intoxicación por litio produce fallos respiratorios, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. Daña al sistema nervioso, hasta provocar estado de coma e incluso la muerte. El litio puede lixiviarse fácilmente y llegar a los mantos acuíferos.
El cadmio es una sustancia cancerígena que si se respira en altas concentraciones produce graves lesiones en los pulmones; ingerirlo provoca daños a los riñones. En dosis altas puede producir la muerte. Ingerir alimentos o tomar agua con cadmio irrita el estómago e induce vómitos y diarrea. El cadmio entra al aire y al agua desde vertederos o por derrames de desechos domésticos, y puede viajar largas distancias.
El níquel tiene efectos sobre la piel. Respirar altas cantidades produce bronquitis crónica, y cáncer del pulmón y de los senos nasales. Se libera a la atmósfera por la incineración de basura. En el aire, se adhiere a partículas de polvo que se depositan en el suelo.


¿Qué podemos hacer?

Lo ideal sería La recogida selectiva de las pilas usadas en contenedores específicos y su tratamiento adecuado constituyen la solución más lógica y más respetuosa con el ambiente. Una vez recogidas, las pilas se llevan a una planta de reciclaje donde se segregan y se separa los metales peligrosos del resto de materiales que constituyen la pila. El proceso requiere la trituración de la pila, la cual se introducen en un destilador que se calienta hasta la temperatura adecuada. La condensación posterior permite la obtención de metales con un grado de pureza superior al 96%.

De la trituración de las pilas normales se obtiene escoria férrica y no férrica, papel, plástico y polvo de pila. Pero, lamentablemente, existen pocas plantas de reciclado de pilas ya que el proceso utilizado requiere un elevado consumo de energía y los tratamientos posteriores para recobrar el resto de componentes exigen una elevada inversión económica no siempre recuperable.

Esta estrategia ha permitido desviar la atención de los verdaderos responsables de esta contaminación. Los que están en mejores condiciones para tratar las pilas usadas son aquellos que tienen instalaciones industriales para fabricarlas.

Recomendaciones:

        Cambie sus hábitos, consuma de manera ambientalmente responsable:
        Exija depósitos adecuados para que ponga sus pilas y baterías cuando ya no las use.
        Opte por las pilas recargables (baterías), pues pueden sustituir 300 a 500 desechables.
        Evite el uso de pilas, siempre que sea posible.
        Use y promueva productos que funcionen con cuerda, energía solar y energía eléctrica.
        Elija los productos que se puedan conectar a la red eléctrica; además de no contaminar, es más eficiente desde el punto de vista energético.
        No compre pilas piratas: es ilegal, duran menos y son más tóxicas.
        No tire las pilas en la basura, en el campo, en la calle. Evite que lleguen a los ríos o cañerías.
        Jamás las quemes, pues los metales tóxicos desprendidos irán a la atmósfera.
        No entierre las pilas, ya que contaminan la tierra, el subsuelo y el agua una vez que se oxida su cubierta de metal.
        No mezclar pilas viejas con nuevas.
        Separar por tipos las pilas y baterías.
        No las deje al alcance de los niños.

Nunca tires las pilas y baterías en la basura doméstica

No hay comentarios:

Publicar un comentario