Citar a quien todo el mundo cita


"Vengamos ahora a la citación de los autores que los otros libros tienen, que en el vuestro os faltan. El remedio que esto tiene es muy fácil, porque no habéis de hacer otra cosa que buscar un libro que los acote todos, desde la A hasta la Z, como vos decís. Pues ese mismo abecedario pondréis vos en vuestro libro; que, puesto que a la clara se vea la mentira, por la poca necesidad que vos teníades de aprovecharos dellos, no importa nada; y quizá alguno habrá tan simple, que crea que de todos os habéis aprovechado en la simple y sencilla historia vuestra; y, cuando no sirva de otra cosa, por lo menos servirá aquel largo catálogo de autores a dar de improviso autoridad al libro. Y más, que no habrá quien se ponga a averiguar si los seguistes o no los seguistes, no yéndole nada en ello. (...)" Extracto del prólogo del libro Don Quijote de la Mancha del archifamoso Miguel de Cervantes Saavedra.
Cervantes describe en el prólogo de Don Quijote de la Mancha el proceso utilizado por muchos científicos para elegir las referencias (artículos) a los que citar en  su próximo artículo: citar a quien todo el mundo cita, sin ni siquera molestarse en leer dicho artículo. Así lo demostró un estudio de la propagación de errores en las citas publicado en 2003 ("Read before you cite!," ArXiv). Los autores de dicho estudio (Simkin y Roychowdhury) presentan ahora un nuevo modelo matemático estocástico del proceso de citación al que denominan de forma gandilocuente "la teoría de la citación" ("Theory of citing," ArXiv, 11 Sep. 2011). No es el primer modelo de este tipo y sus conclusiones son las de siempre. Muchos artículos se vuelven famosos y son muy citados porque son muy citados, y son muy citados por pura causalidad. Como una bola de nieve colina abajo. Curioso, yo trato de evitarlo, pero a veces caigo en la trampa... somos animales sociales y hacemos lo que todo el mundo hace, incluso cuando tratamos de evitarlo.
Ya nos hicimos eco del trabajo de 2003 de Simkin y Roychowdhury en "El problema de no leer la fuente original de una noticia," 9 abril 2009. También recomiendo la lectura de mi entrada "Cómo medir la fama de un investigador utilizando sus hits en Google," 22 junio 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario