La forma de las partículas, factor clave en la conducta de pinturas y otros recubrimientos


Si alguna vez ha derramado usted una gota de café sobre una superficie, puede haber notado la forma curiosa en que el color se concentra en los bordes cuando se seca el café. Esto se conoce como el "efecto anillo de café", y recientemente unos investigadores han determinado que la forma de las partículas en el líquido es un factor importante para que se forme este patrón.

Los resultados de esta nueva investigación podrían traducirse, con el tiempo, en nuevas técnicas o fórmulas para recubrimientos de productos, o para mejores tintas y pinturas.

El equipo de Arjun Yodh y Peter Yunker, de la Universidad de Pensilvania, ha comprobado que si se modifica la forma de las partículas en la solución, se pueden lograr cosas como por ejemplo hacer desaparecer el efecto anillo de café.


En otras palabras, dar la forma adecuada a las partículas de una solución permite obtener un recubrimiento uniforme.

El grupo de Yodh ha comprobado, por ejemplo, que las partículas alargadas en un líquido presentan una conducta diferente a la de las redondas, debido al modo en que son afectadas por la tensión superficial de la interfaz aire-líquido.

Escogiendo la forma de las partículas que resulte más adecuada en cada caso, es factible optimizar la función que se pretende dar a un recubrimiento.

Se puede seleccionar, por ejemplo, la forma idónea de las partículas para que éstas se esparzan del modo más uniforme posible, cubriendo sin grumos toda la superficie donde se aplique la pintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario