Muchos editores se consideran escultores de talento que tratan de convertir un bloque de mármol en una estatua encantadora, y a los autores como toscos cinceles. En realidad, los autores son las estatuas y los editores las palomas.


DOUG ROBARCHEK

No hay comentarios:

Publicar un comentario