11 Científicos locos que experimentaron en sí mismos


¿Te inyectarías 50 lombrices debajo de la piel por tu trabajo? O entrarías en un sauna con vómitos durante unas horas? Esperemos que nosotros, los no-científicos, nunca tengamos que responder a preguntas como éstas, sin embargo, para estos 11 científicos fue un día más de trabajo con sus experimentos.

1. Benjamin Franklin
El hombre del billete de cien dólares es tristemente célebre por sus experimentos científicos extracurriculares. Para probar su hipótesis de que el rayo es electricidad estática a gran escala, Franklin voló una cometa con una llave de metal unida a la base en medio de una tormenta eléctrica. La cometa fue alcanzada por un rayo y Franklin fue golpeado por una chispa de electricidad mientras movía su mano hacia la llave. Se escapó relativamente a salvo y reivindicado en gran medida.

2. Jonas Salk
Durante su investigación en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, el Dr. Jonas Salk descubrió una posiblevacuna para la polio. Cuando necesitaron de sujetos humanos sanos para la prueba, Salk se ofreció a sí mismo, junto con toda su familia, para probar la vacuna. La apuesta dio sus frutos, todos desarrollaron anticuerpos contra la poliomielitis.

Jonas Salk se negó a patentar la vacuna y nunca recibieron una compensación económica por su descubrimiento. Cuando Edward R. Murrow le preguntó Salk, que era dueño de la patente de la vacuna, Salk respondió con una de sus citas más famosas: "Bueno, la gente, yo diría que no tiene patentes, usted patentaría el sol..?".

3. David Pritchard
En el 2004, después de años de investigación en Papúa Nueva Guinea, el inmunólogo y biólogo David Pritchard quería poner a prueba sus resultados, en especial la que indicaba que ciertos parásitos podían mejorar las defensas del sistema inmunológico contra las alergias y posiblemente otras enfermedades autoinmunes más graves.

Después de dar vueltas en trámites burocráticos durante años, Pritchard se ofreció como el primer sujeto de prueba, inyectándose 50 lombrices debajo de su piel. Posteriormente fue capaz de deducir que sólo 10 lombrices (ancylostoma duodenale) eran necesarias para los próximos sujetos de prueba.

4. John Paul Stapp
John Paul Stapp es un oficial de la Fuerza Aérea y cirujano, cuyos experimentos llevados a cabo en si mismo le valió el apodo de "el hombre más rápido sobre la tierra". En su investigación, Scott se ató repetidamente a un trineo cohete, apodado el "Gee Whiz" y fue propulsado hacia adelante a velocidades cercanas a la del sonido, para entonces frenar bruscamente y determinar la capacidad del cuerpo humano para resistir una desaceleración brusca. Los resultados? muchos huesos rotos y una retina separada temporalmente, Scott determinó que un cuerpo humano puede soportar 45 g de movimiento hacia adelante con el arnés adecuado.

5. August Bier
A comienzos del siglo 20, August Bier descubrió la anestesia espinal. Su método consistía en la inyección de cocaína en el líquido cefalorraquídeo. Para probar su eficacia Bier se ofreció como voluntario, pero durante el experimento, una confusión dejó a Bier con un agujero en su columna vertebral, ocasionándole una fuga del líquido cefalorraquídeo. El asistente de Bier tuvo que intervenir, una vez que el asistente estaba debidamente adormecido, Bier le dio patadas a sus pantorrillas, lo golpeó y quemó, le arrancó vellos púbicos, pero el asistente no sintió nada. Todo un éxito que los dos celebraron bebiendo en exceso por la noche.

6. Werner Forssmann
En el año 1929 en el sótano del Hospital Eberswaled en Alemania, el residente de cirugía Werner Forssmann, insertó un tubo de catéter ureteral dentro de su codo, llevándolo hasta el corazón a través de una vena. Usó un espejo como su asistente, ya que había reprimido a su enfermera en la mesa de operaciones. Luego tomó una radiografía de su pecho para determinar si el catéter había llegado realmente hasta la aurícula derecha. En lugar de alabanzas, Forssmann se reunió con la condena. Este rechazo lo llevó a abandonar la cardiología para dedicarse a la urología, pero luego fue recompensado con el Premio Nobel en 1956.

7. Nathaniel Kleitman
En 1938, el investigador del sueño Nathaniel Kleitman y su ayudante se refugiaron en Mammoth Cave en Kentucky. Estaban tratando de manipular sus ciclos de sueño para adoptar un día de 28 horas. Con una temperatura constante y sin luz natural, las condiciones de la cueva parecían perfectos. Después de 32 días, el asistente de Kleitman se había adaptado con éxito, pero no Kleitman, sin embargo, los resultados del experimento científico le ayudó a avanzar en su estudio de los ritmos circadianos.

8. Sir Humphry Davy
Humphry Davy estudió los gases mientras estuvo en el Medical Pneumatic Institute de Bristol, a través de una serie de auto-experimentos con los óxidos de nitrógeno, Davy creó lo que hoy se conoce como el gas de la risa. A pesar de que sus intentos iniciales estaban destinados a reproducir los efectos placenteros del opio y el alcohol, Davy en última instancia, recomendó el uso del óxido nitroso como anestésico. Su recomendación no sería atendida hasta mucho tiempo después de su muerte, pero el óxido nitroso, se convirtió en un éxito instantáneo en las fiestas de moda.

9. Kevin Warwick
Durante la década de 1990, el equipo de cirugía de Kevin Warwick le implantó un chip de silicio en su antebrazo, en un experimento conocido como Proyecto Cyborg. A través de este implante, el sistema nervioso de Warwick fue supervisado por un sistema informático. Según su sitio web, la interfaz de los nervios le permitió "operar las puertas, luces, calentadores y otros equipos sin mover un dedo". En otras palabras, el futuro es ahora.

10. Albert Hoffman
El químico suizo Albert Hoffman, investigaba el cornezuelo del hongo para una compañía farmacéutica, cuando descubrió el ácido lisérgico. Sus primeras pruebas no fueron concluyentes, pero Hoffman decidió volver a probar una versión sintetizada del ácido. En abril de 1943, ingirió 25/1000 de un gramo de una sustancia que él llamó el LSD-25 en su laboratorio. La leyenda dice que mientras regresaba a su casa en bicicleta, sus ojos se abrieron a un mundo nuevo feliz y alucinógeno. Al día de hoy, los entusiastas del LSD observan el 19 de abril como el "Día de la Bicicleta". Hoffman siguió experimentando con el LSD hasta su muerte en 102.

11. Stubbins Ffirth
Stubbins Ffirth tuvo su camino a la notoriedad histórica después de presenciar la devastadora epidemia de fiebre amarilla en 1793. Ffirth tuvo la hipótesis de que la enfermedad hemorrágica viral no era contagiosa. Para probar su tesis, realizó numerosas pruebas sobre sí mismo con el característico vómito negro de la enfermedad. Algunos de sus experimentos incluyeron verter el vómito en heridas abiertas o en sus ojos, beber vómito negro en un vaso y entrar en una especie de sauna llena del vomito negro. Incluso se frotó sangre y orina de personas infectadas en su cuerpo, siempre evitando la infección.

En su libro de 1804, Tratado sobre la Fiebre Maligna, declaró que la Fiebre Amarilla no era contagiosa. Resulta que la fiebre amarilla era contagiosa, pero sólo a través de la transmisión sanguínea a través de una picadura de mosquito, pequeño detalle…


No hay comentarios:

Publicar un comentario