LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA EN EL FUTURO DE VENEZUELA


Mariano Picón Salas afirmó que el siglo XX habia comenzado tarde, en 1936. Con ello se refería que fue a apartir de esa fecha cuando el Estado Venezolano asumió decididamente un proyecto de modernización del país, cuyo objetivo era poner al país en el siglo XX. Ese proyecto fue conocido como el Programa de Febrero de 1936,  expuesto por el general Eleazar López Contreras, el heredero político del dictador Juan Vicente Gómez, quien muriera en cama en diciembre de 1935. Si bien López Contreras aparecía como el autor del Programa, lo cierto es que fue el esfuerzo de un segmento deconnotados personajes de la clase educada venezolana que había avizorado el futuro, el rumbo que habría de seguir el país, cuando éste y sus ciudadanos recuperaran la libertad y empezaran  a  gozar de sus derechos civiles y políticos.
El entonces Presidente López Contreras, dió  a conocer el Programa de Febrero a todo el país,  en parte como respuesta a la revuelta que se hiciera en Caracas en febrero de ese año, lo que ocasiono que el Presidente se comprometiera con los líderes de la población caraqueña en rebeldía de dar respuesta a sus inquietudes. Para exponerlo, uso un novisimo instrumento de comunicación de la época: la radio, la antigua Broadcasting Caracas,  que después de 1935 empezó llamarse Radio Caracas Radio.
AsoVAC utilizó la década de 1950 para pensar en el proyecto de ciencia que el país debía impulsarse a través de una universidad pública autónoma y vinculada a la investigación. Podríamos decir con toda propiedad que ese proyecto fue el que en parte se llevó a cabo hasta 1999. Pero los tiempos han cambiado y el país aun experimenta las consecuencias de una severa crisis económica, política y social que han incidido fuertemente en la actividad científica y tecnológica del país.
La comunidad cientifica del país, en su calidad de grupo profesional que tiene a su cargo la producción del conocimiento, y por consiguiente las tareas de actualización de éste, está en la obligación y en el derecho de señalar cuales serían las áreas científico-técnicas de interés que deben desarrollarse en el país, vinculadas a problemas de la sociedad venezolana, sin por ello descuidar su trascendencia para el legado universal de la ciencia, patrimonio de la humanidad.
Al terminar la primera década del siglo XXI, la comunidad científica de Venezuela debe reflexionar y señalar las rutas que debe seguir el desarrollo de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, para hacer frente a los desafíos de la transición hacia una sociedad del conocimiento, ponerse al nivel de los otros países en el manejo de los nuevos saberes científicos y tecnológicos, para resolver parte de los problemas y necesidades pendientes en Venezuela
La comunidad científica del país,  en su calidad de grupo profesional que tiene a su cargo la producción del conocimiento, y por consiguiente las tareas de actualización de éste, está en la obligación y en el derecho de señalar cuáles serían las áreas científico-técnicas de interés que deben desarrollarse en el país, vinculadas a los problemas de la sociedad venezolana, sin por ello descuidar a otras áreas por su contribución y trascendencia para el legado universal de la ciencia, patrimonio de la humanidad.
La idea de un futuro de la ciencia y la tecnología se establece a partir de una combinación de disciplinas que examine la frontera del conocimiento para áreas específicas y brinde información que inspire la creatividad  y el esfuerzo de las nuevas generaciones de científicos, así como estimule la pasión de aquellos con experiencia.
La visión interdisciplinaria obedece a la convicción que, cada vez más, los problemas de la humanidad requieren del concurso de los distintos campos disciplinarios, en razón de la alta complejidad de los procesos de creación, aplicación y adaptación de los conocimientos, el desarrollo de soluciones y la puesta en práctica de innovaciones y nuevos dispositivos tecnológicos.
El futuro de la ciencia y la tecnología visualizada de una manera interdisciplinaria por los propios científicos y tecnólogos del país con la participación de connotados extranjeros en los distintos áreas científico-técnicas, permitirá que los investigadores y tecnólogos puedan imaginarse cómo desde sus distintos campos pueden participar en el estudio, conocimiento y resolución de problemas relevantes para el país.
Las temáticas seleccionadas son:
1.      Nanociencia y  Nanotecnología
2.      Energía
3.      Urbanismo del futuro
4.      Materiales
5.      Biotecnología
6.      Cambio Climático
7.      Enfermedades emergentes (mal de Chagas, parasitosis, malaria etc)
8.      Ciudadanía,  Etica y Ciencia
9.      Educación y enseñanza de la ciencia
10.    Comunicación Pública de la Ciencia y la Tecnología
11.    Tecnologías
12.    Políticas Científicas, Tecnológicas e Innovación

Por ejemplo,  el Urbanismo a futuro no es sólo un asunto de sus especialistas, sino también debe incluir la visión de los problemas de energía, del uso de materiales y tecnologías, de los relacionados con el cambio climático, el transporte, el reciclaje,  y disposición de la basura, entre otros.
 De igual manera la temática de la energía no puede ser sólo vista como una cuestión de energías alternas vs las tradicionales (nuclear, hidroeléctrica, térmica e hidrocarburos), sino que implica también la participación de la ciudadanía, la comunicación pública de la ciencia, el cambio climático, el transporte y las tecnologías usadas por las industrias, el modelo de industrialización. 
Una temática de Salud Pública, tales como las enfermedades emergentes, además de requerir el concurso de los biólogos, médicos y farmaceutas, también debe incluir a los urbanistas -quienes deben diseñar casas para diferentes ámbitos geográficos-  a los agentes de las actividades productivas que las construíran, a los biotecnólogos que darán con los nuevos fármacos, a los educadores que ayudaran en la educación de salud preventiva.
Todos las áreas temáticas que discuten el Futuro requieren que la enseñanza de la ciencia y la comunicación pública de la ciencia y la tecnología estén presentes, por cuanto se trata de una ciencia y tecnología que no sólo tiene como agentes de acción aunque de primera plana a los científicos y los gerentes de la CyT,  sino también a los emprendedores, a los maestros, empresarios y principalmente a la ciudadanía.
Y la presencia de la ciudadanía nos lleva a los problemas de examinar a la misma ciencia: como la organizamos y la hacemos. De allí que la gobernanza de la ciencia: la ciencia abierta, la ciencia ciudadana, es un asunto de primera importancia que también debe estar presente para que nuestra ciencia salga del círculo virtuoso del laboratorio.
Realizada la revisión de las áreas de conocimiento más importantes, esperamos que estas reflexiones sean insumo para una Política Científica Tecnológica e Innovación,  ir proponiendo estrategias, medidas políticas y de estructuración del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Venezuela requiere una institucionalización sólida y permanente que permita el desarrollo y utilización al máximo de las capacidades de nuestros investigadores científicos y tecnólogos, y de una interacción efectiva y eficiente entre todas las organizaciones del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Requiere también de una ciudadanía interesada, interlocutora y vigilante y, por consiguiente, parte de la misma ciencia. Así entonces empezaremos a construir el conocimiento, la tecnología e innovación del siglo XXI.
Yajaira Freites
Secretaria General AsoVAC-Caracas

No hay comentarios:

Publicar un comentario